Presentación de los libros: ”Memorias del Terrorismo en España” y “Pardines. Cuando ETA empezó a matar”. Así como el documental "Nacional I, Historia de la primera víctima de ETA", que tendrán lugar el próximo martes, 23 de octubre, a las 19:30 horas en el Centro Ibercaja La Rioja, Calle Portales 48, 26001 Logroño.

Este libro reúne en 318 páginas los testimonios de 65 personas que han vivido muy de cerca las distintas expresiones de terrorismo que han actuado en España: la de las diferentes ramas de ETA, la ultraderechista o parapolicial, la de extrema izquierda y la yihadista. Algunos autores son víctimas, otros son profesionales o activistas que han trabajado cerca de aquellas. Hay testimonios de voces conocidas como Jon Juaristi, Manu Montero, Teo Uriarte, Antonio Rivera JosebaArregi, unidos a las aportaciones de los relatos de víctimas del terrorismo. Todas las narraciones están escritas a partir de experiencias individuales vividas y aportan perspectivas complementarias. Parte de los damnificados por el terrorismo, especialmente los que habían sufrido el terrorismo etarra, ya habían hablado antes. Pero hay otros que lo hacen por primera vez, a petición del editor del libro. Aunque su ordenación sigue un criterio más o menos cronológico, el lector puede pasar de un capítulo a otro sin alterar el hilo narrativo.

En el prólogo, Florencio Domínguez escribe cómo un caleidoscopio es capaz de “ofrecer un gran número de imágenes de una realidad virtual”. Domínguez añade que, en vez de cristales de colores, este libro emplea “experiencias personales de situaciones vitales muy duras, y a través de ellas ofrece múltiples imágenes de nuestro pasado”. Y detalla después: “en cierto modo, es un caleidoscopio del terror, pero sin realidad virtual. Realidad a palo seco”.

más...

El 7 de junio de 1968, la banda terrorista ETA cometió su primer asesinato. El Guardia Civil José Antonio Pardinesrecibió cinco balazos a quemarropa sin que llegara siquiera a desenfundar su arma. Recordando en su título el apellido de la primera víctima, este volumen reconstruye el ambiente social y político de aquel tiempo, “cuando ETA empezó a matar”. Pero es mucho más que eso.

En primer lugar, esta obra colectiva, impulsada por la Fundación Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, surge con voluntad militante. Ahora que ETA se acaba, el libro quiere contribuir, como dice Florencio Domínguez en la introducción, a “consumar la derrota intelectual de la violencia padecida”. Construir el relato de los hechos implica “escribir la historia desde la perspectiva de las víctimas” y cimentar una “memoria crítica y deslegitimadora del terrorismo”. Pero esta memoria necesita apoyarse en investigaciones rigurosas que reconstruyan el pasado como fue y no como pretende presentarlo la propaganda infame de los verdugos y sus corifeos. Por ello, lejos de la candorosa o interesada insinuación de que todo terminó, debe decirse bien alto que resta la más crucial batalla, la hercúlea tarea de ganar la paz.

Los autores de este volumen contribuyen desde sus diversas especialidades a esclarecer los hechos y sacar las conclusiones pertinentes. En los dos primeros capítulos, Juan Avilés y Santiago de Pablo analizan respectivamente el contexto internacional (la larga estela del 68) y el marco español (más exactamente vasco) de la eclosión terrorista. Los cuatro capítulos siguientes abordan desde diversas perspectivas el primer atentado de ETA, su víctima y el perfil del verdugo, TxabiEtxebarrieta. Habría muchos elementos que desgranar aquí, pero me detendré en dos cruciales para entender cómo fue y, sobre todo, cómo evolucionó el mal llamado conflicto vasco.

más...

El documental NACIONAL I, relata la historia del asesinato del Guardia Civil José Pardines,  natural de  Malpica, A Coruña.  José Pardines ejercía su labor en tráfico en las carreteras de Gipuzkoa y un 7 de junio de 1968 en la Nacional I, en Villabona, cerca de Donostia-San Sebastián paró  un coche sospechoso, un seat blanco 850 y le dio el alto. En el coche viajaban Francisco Javier Etxebarrieta Ortiz e Iñaki Sarasketa Ibáñez, miembros de ETA. El coche se detuvo y Pardines les pidió la documentación. Etxebarrieta salió del vehículo y pegó un tiro al guardia civil. Un camionero, Fermín Garcés, que pasaba cerca de allí paró su camión y se acercó al lugar de los hechos, vio a Pardines en el suelo y a Etxebarrieta armado junto al guardia, el camionero trató de reducirlo hasta que Sarasketa le encañonó con su arma escapando junto al otro etarra. El camionero, que tiempo después ingresó en la Guardia Civil, avisó al compañero de Pardines que se encontraba a dos kilómetros, Félix de Diego. 

Horas más tarde miembros de la guardia civil interceptaron el vehículo de los etarras en Tolosa, se produjo un tiroteo y Etxebarrieta resultó mortalmente herido dándose a la fuga Sarasketa. Félix de Diego continuó en la Guardia Civil  hasta 1974,  dándose  de baja por  un accidente de moto muy grave. El 31 de enero de 1979 fue asesinado por ETA en Irún en el bar que regentaba, Herreria, delante de su mujer y una de sus hijas.  Uno de los etarras del  comando  que le asesinó, Fernando Arburúa, era sacerdote. 

más...